BREVES APUNTES

 
La aparición a principios de la década de los 70 del siglo XX del magnífico ejemplar de león ibérico del Cerro de la Mitra en el término de Sataella (Córdoba) vino a coincidir, algo despues, con mis inicios como arqueólogo y mis excavaciones en Alhonoz. El acceso a la pieza que amigos entrañables de aquella población siempre me facilitaron, me permitieron publicar esta escultura en diversos foros: en primer el VIII Symposium Internacional que organizó en Córdoba la Universidad de Baercelona y cuyas actas nunca llegaron a salir, despues el I Congreso de Historia de Andalucía, más tarde en mi libro de la Cultura Ibérica del Genil, etc. La "leona" de Santaella fue siendo conocida tanto por la comunidad científica como por el público en general y actualmente es un símbolo de dicha población en cuyo museo se exhibe y a cuyos responsables agradezco la magnífica imagen que me remitieron hace algunos años para un librito sobre los iberos de Andalucía y que ahora ofrezco

Durante la campaña 2005-2009 en Fuente Álamo se incorporaron bastantes personas con carácter altruista y con el único propósito de hacer prácticas de arqueología. Hoy quiero rendir homenaje a Lina que, con pocas orientaciones previas, hizo un magnífico trabajo de dibujo de mosaicos a la usanza tradicional. Es decir, directamente sobre la pieza, midiendo y escalando sobre papel milimetrado. Ofrezco una imagen de ella en plena faena.

 
 
La excavación de Fuente Álamo aquel caluroso verano de 1985 nos puso ante el hallazgo inesperado de una abundancia de mosaicos que nos sorprendía cada vez que se descubría una nueva habitación. Pero entre todos los espacios el más espectacular correspondía a la zona del oecus y al sector que le precede. Desde aquel entonces fue y sigue siendo la joya de la corona de la villa. Habíamos entrado sin esperarlo en el espacio íntimo del dueño de la vivienda. Pero nos encontramos con el problema de la obtención de fotos ortogonales de aquellos lujosos pavimentos, como el del "Cortejo de Baco". En la imagen me encaramo en una escalera para tratar de paliar el problema, que se resolvió una vez finalizada la excavación por el medio que explicaré en otro momento.

 
Poco despues de concluir las excavaciones de Fuente Álamo, 1985, tras el complejo proceso de limpieza del mosaico de Baco, apareció en escena la profesora Janine Lancha, de la Universidad de Lion, especialista en mosaicos. La misma persona que se había venido interesando por los hallazgos musivarios de la villa y que en esta ocasión vino pertrechada de un artilugio, como una gran pértiga, que permitía colgarle una máquina fotográfica y obtener fotos prácticamente ortogonales. Fue con ese mecanismo con el que conseguimos fotografiar los mosaicos recien aparecidos, una vez retirados los olivos que parasitaban y daban sombras inevitables. Actualmente este mosaico ha sido restaurado y se han hecho de él infografías espléndidas, pero el aspecto original es el que ahora os ofrezco.

 
 
El fragmento de crátera griega localizado en un estrato ibérico de mis excavaciones de Ategua, 2004 fue interpretado por el Dr. Murillo Redondo (a quien agradezco su amabilidad) y propueso su restitución a partir de una crátera procedente del Cerro del Minguillar de Baena, que presento en la imagen. La propuesta cobra especial valor por la procedencia de ambas piezas del mismo ámbito geográfico. La crátera de Baena tiene una pictografía similar a la procede del coleccionismo particular, que he incluido anteriormente. Puede verse el informe completo en mi blog, en el libro digital sobre Ategua.

 
 Foto: Siento un legítimo orgullo de haber excavado Fuente Álamo y haber compartido siempre ese trabajo con mi familia. En verano de 1985 excavamos una parte de la villa que a pesar del tiempo transcurrido y de todas las ampliaciones, sigue siendo el espacio fundamental de la pars urbana y el que menos problemas de interpretación plantea. Las conclusiones del 85 siguen siendo válidas. En la foto me acompañan mi mujer y mi hijo Alberto que tenía tres años y aun no había nacido cuando se excavó el mosaico nilótico. Delante y detrás de este grupo familiar dos de los tres mosaicos figurativos que hasta ahora se llevan bajo control
La villa de Fuente Álamo se está poniendo de moda. Ayer di una conferencia en Sevilla ante arqueólogos que quedaron impresionados. Al mismo tiempo se publicaba en ABC una información sobre villas de Hispania, situando a Fuente Álamo muy arriba en el ranking y publicando precisamente un mosaico que yo excavé en 1985, gracias a la colaboración del ayuntamiento de entonces, a la Delegación de Cultura y, con singular importancia, a Francisco Esojo y su mujer y de un grupo de alumnos desinteresados y muy abnegados, del Instituto Manuel Reina. Y, como no, a mi familia, siempre presente en mis trabajos de arqueología desde mis ya lejanos comienzos.
Aquella situación no se parece ni por asomo a la situación actual del yacimiento y de los trabajos que se llevan a cabo. Pero desde el recuerdo quiero rendir un homenaje a aquellos chicos que sacrificaron su verano, por una ilusión que supimos transmitir. No se si en alguna ocasión habrá que volver a pedir colaboraciones de voluntarios para seguir excavando este yacimiento inagotable.
Pero, con todas las limitaciones, aquellos fueron los orígenes de lo que hoy es una joya de la arqueología peninsular. Por eso vive tanto en mi recuerdo que quiero compartir con mis amigos. Os presento a Ramos, uno de los alumnos que tiraron muchas carretillas, acompañado de mi hijo Salvador, ambos precisamente ante el mosaico que publicó ABC. Se ve que están contentos. Era agosto y sabemos como se las gasta el veranito por aquí

 
 
 
 
 
 La espectacular aparición de cerámica ibérica en las excavaciones de Alhonoz, 1977, sólo vinculadaas a un estrato (el resto de la estratigrafía siguió dando material aunque no tan espectacular), promovió una conmoción tanto en mi como en toda mi familia que siempre ha compartido conmigo alegrías y sinsabores arqueológicos.
Os presento el registro del material recogido en el estrato II, en comapañía de mi mujer y los cuatro hijos que tenía en aquel entonces (ahora tengo uno más). Dibujar todo aquello no fue tarea fácil, pero me urgía darlo a conocer, lo que me facilitó la entoces Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, despues llamada CAjaSur, con la publicación de mi primer libro; "La Cultura Ibérica en el Valle Medio del Genil" que fue una forma ágil de dar a conocer los resultados que más tarde reelaboré en otras publicaciones más reposadas
La aparición de madera de ébano, perteneciente a un cetro o un bastón, en la base de la estratigrafía de Monturque, 1987 nos pone ante la apasionante idea de los contactos del Valle del Gualdalquivir con culturas del Oriente mediterráneo, hace 4000 años, que serían los portadores de objetos exóticos como éste
 























Las excavaciones de Alhonoz, 1973-75 dieron un horizonte del Bronce Final impresionante. En aquella época se conocía muy poco. Hoy es un referente importante en el Valle del Guadalquivir. Este vaso está en el Museo de Sevilla. Yo lo feché en el siglo VIII a. C., algunos me han rebajado la cronología al VII. Me da igual aunque me ratifico en mi primera cronología. Hace 40 años apenas teníamos paralelos para estos vasos que miden cerca de 1 m. Lo restauró mi compañero de las primeras excavaciones, Manuel Perdiguero















































Saludo a mis amigos y comparto una foto de 40 años atras. Fueron mis primeras excavcaciones oficiales en Alhonoz (Isla Redonda, Sevilla). Yacimiento de primer orden con una secuencia protohistórica impresionante que fue la base de mi tesis doctoral. El arqueólogo que aparece sobre los cortes es mi humilde persona. Foto antigua y de regular calidad, pero yo soy así de antiguo. 

 

1 comentario:

  1. Se me pasan las horas volando,leyendo sus experiencias.¡¡Que interesante.!!
    Su primer articulo,lo ley en la Revista de Arqueología,también sobre Al-Honoz.
    Hace más o menos unos 20 años.En la Biblioteca de Herrera, están todas estas revistas de Historia y Arqueología,pues hice una donación hace dos años.Por lo que me me dijo Jesús,( encargado de la Biblioteca.) vinieron de Puente Genil algunas personas para consultarlas.

    ResponderEliminar